La relación con AMC continuaba y se había desarrollado la fabricación del motor horizontal de 2 tiempos de 125cc, que se pensó sobretodo para el scooter, un scooter que no tuvo ni mucho menos el éxito esperado. Además, el fracaso del scooter supuso muy pocos beneficios para la empresa en unos momentos en los que la situación económica del país no era muy buena. Ese período sería denominado período de estabilización y se caracterizó, entre otras cosas, por un bloqueo de los créditos y por una crisis industrial similar a la que se ha vivido recientemente.

Con la fabricación propia del motor industrializado en la empresa se empezó a pensar en la fabricación de un modelo futurista: la Tahon Sport 125cc, muy parecido a un modelo francés.

Hoy en día, este vehículo se ha convertido en una atracción para curiosos y visitantes del museo de Rieju, ya sea por su peculiaridad estética futurista o por su avanzado diseño por aquellos tiempos. La Tahon se caracterizó, entre otras cosas, por ser el producto de más corta serie que se había fabricado en Rieju.